Encuentra la instalación fotovoltaica solar ideal acorde a tus necesidades

Podemos obtener energía eléctrica a partir de la captación de esta por una instalación fotovoltaica solar (FV), aprovechando de esta forma la energía generada durante el día y poder emplearla tanto en hogares como en industrias. De esta forma, contribuimos a disminuir los problemas que conlleva el cambio climático y a reducir el consumo de energía no renovable.

Los módulos fotovoltaicos son los encargados de realizar esta conversión a energía eléctrica mediante radiación solar y más adelante, el inversor es responsable de convertirla en alterna para nuestro consumo.

Podemos encontrar numerosos tipos de instalaciones solares fotovoltaicas para escoger entre la que más se adapte a nuestras necesidades e intereses.

Tipos de instalación fotovoltaica solar

Aislada de la red eléctrica 

Instalación fotovoltaica solar aislada

Este tipo de instalación fotovoltaica solar se diferencia de las restantes en que no se encuentra conectada a la red eléctrica

La energía que genera la instalación se consume en el mismo lugar donde se encuentra para evitar la dependencia con la red.

Estas instalaciones aisladas de la red eléctrica son ideales para aquellas viviendas o negocios aislados de la red, resultando la opción más económica y sostenible. De esta forma, se genera energía en un lugar donde inicialmente no existía la posibilidad de disponer de ella.

Sin embargo, si lo que queremos es la oportunidad de autoconsumir, no resulta la opción óptima existente en el mercado para conseguir una rentabilidad con la instalación.

Son numerosos los elementos necesarios para alojar instalaciones solares de este tipo. Incluyen un inversor cargador y un grupo electrógeno que permiten el almacenamiento de energía para momentos en los que no se pueda captar radiación solar. Por ello, el diseño se calcula minuciosamente para que se permitan pasar algunos días sin recibir dicha radiación y se necesita un número superior de paneles fotovoltaicos en comparación a otras instalaciones.

instalación fotovoltaica solar

Conectada a la red eléctrica (autoconsumo):

Este tipo de instalación fotovoltaica solar se trata de un modelo de generación distribuida, caracterizada principalmente por mantenerse enganchadas a la red eléctrica.

Anticipan el autoconsumo empleando la energía de la instalación solar mientras puedan obtenerla, y cuando no, utilizan la energía de la red eléctrica.

Lo que diferencia a esta instalación eléctrica de otras es la gestión de los excedentes, lo que es lo mismo, cómo se administra la energía generada y no la consumida en nuestra instalación.

Instalación de autoconsumo acogida a compensación

Este segundo tipo de instalación se distingue por utilizar sus excedentes para rentabilizar la energía sobrante de forma económica. Esta energía sobrante se inyecta a la red eléctrica y a cambio recibimos una compensación (tarifa neta).

En nuestro país, a través del 2019 Real Decreto Ley 244/2019, establece que corresponderá como una compensación en forma de ahorro, es decir, las instalaciones menores de 100kW que obtengan sobrantes de energía generada, recibirán un descuento en la factura de la luz (saldo negativo en el término variable).

Aún con todo, existen otras formas de compensar esta contribución:

– El balance neto: el prosumidor tiene derecho a consumir sin coste el kilovatio-hora que ha inyectado a la red cuando lo necesite. 

– Venta a red: se recibe una cantidad de dinero fija por cada kilovatio-hora que se traslada a la red.

Es una instalación muy rentable, pues además de poder rentabilizar económicamente los restos de energía, el gasto material no es excesivo y la inversión podrá ser amortizada en un periodo de entre 6 y 10 años. 

Instalación de autoconsumo con acumulación en baterías

Esta alternativa de autoconsumo radica en inyectar el excedente de energía en la batería ubicada en la instalación, pudiendo acceder a ella cuando no hay radiación solar.

Pese a eso, se encuentra conectada a la red eléctrica de forma que cuando se acaba la energía acumulada, podemos recurrir a ella.

Esta instalación fotovoltaica posee varias alternativas como asegurarse el consumo de la energía total que aprovechamos.

No obstante, el inconveniente principal es la inversión que hay que realizar inicialmente, pues podemos encontrar una diferencia de coste mucho más elevada. Esto es debido a la incorporación de baterías al sistema.

Instalación de autoconsumo sin excedentes

En este modelo de instalación fotovoltaica solar es característico la no necesidad de inyección a la red eléctrica, aunque recurre a ella cuando la necesita.

Son muy parecidas a las instalaciones de autoconsumo con acumulación en baterías, sin embargo, a esta le añadiremos un mecanismo antivertido conectado directamente con el inversor para que no se produzca más energía de la que verdaderamente se consume.

Así se evita que se pase a la red eléctrica. Por eso, son recomendables cuando la legislación vigente no permite inyectar energía a la red eléctrica.

Al prescindir de los excedentes, perdemos la oportunidad de aprovecharlos, ni para uso ni para generación de rentabilidad.

Factores a tener en cuenta en la elección de una instalación fotovoltaica

Sin embargo, para tomar una decisión todavía más acertada, se deberán tener en cuenta una serie de factores para elegir la correcta instalación fotovoltaica solar:

· Las necesidades reales en materia de energía eléctrica

· La localización y acondicionamiento de mi vivienda/empresa

· Objetivos a cumplir con la implementación de la instalación fotovoltaica solar

· Presupuesto para llevar a cabo la instalación fotovoltaica solar

¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn