Autoconsumo, una fórmula de rentabilidad y eficiencia energética

Ahora que ya se ha derogado el conocido como “impuesto al sol”,  que dificultaba el desarrollo de la energía solar fotovoltaica, hay más facilidades para instalar una placa solar en nuestra vivienda. En los últimos tiempos, además, se han mejorado las condiciones gracias a la aprobación del autoconsumo compartido en comunidades de vecinos o polígonos industriales y la posibilidad de vender excedentes gracias al Real Decreto 244/2019.

Esta fórmula de consumo no solo es muy respetuosas con el medioambiente al producir una energía renovable, sino que también son rentables en términos económicos.

eficiencia energetica autoconsumo

Autoconsumo, inversión a largo plazo de bajo riesgo

Lo primero a tener en cuenta es que con estas instalaciones vamos a producir una energía gratuita, libre de impuestos e ilimitada que nos protegerá frente a las comparaciones del precio de la luz.

El uso de este tipos de instalaciones ha bajado considerablemente de precio a medida que se ha democratizado y, actualmente, el coste medio de una instalación fotovoltaica se sitúa en torno a los 300-400 euros por metro cuadrado. Con esto se puede obtener una producción media de energía de entre 10 y 15 kWh mensuales por metro cuadrado y al cabo de entre 7 y 10 años se conseguiría el retorno de la inversión inicial.

Por otra parte, las instalaciones de placas solares suelen ser muy duraderas y cuentan con una garantía ante defectos de fabricación que suele rondar los 10 años y otra que asegura que el rendimiento mínimo con el transcurso de los años. Además, el mantenimiento requerido es mínimo gracias a su sencillez tecnológica.

Financiación y subvenciones

Para cumplir con los objetivos de energías renovables establecidos por la Unión Europea para 2020, 2030 y 2050, en la actualidad hay distintas medidas de promoción del autoconsumo con ayudas para la instalación y beneficios fiscales para aquellos que las coloquen.

Todas las comunidades autónomas de España cuentan con subvenciones para las instalaciones de placas solares. Estas se dividen en subvenciones temporales sobre el precio de la instalación y las subvenciones fijas sobre los impuestos del IBI. En provincias como Sevilla, Murcia o Barcelona las subvenciones permiten ahorrar hasta un 50%, mientras que para Madrid hay subvenciones de hasta el 30% del coste de la instalación.

En algunos casos, las empresas instaladoras ofrecen un préstamo con unos tiempos de devolución de unos 6 u 8 años. Incluso empresas como Iberdrola o Endesa ofrecen financiación desde los 4.000 a los 6.000 euros con un interés de aproximadamente el 6% y el pago se puede incorporar a nuestra factura de la luz, por lo que la devolución será sencilla.

¡Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn